El Ratón Pérez y el Hada de los dientes

0
2186

En muchos países del mundo cuando a los niños se les caen los dientes de leche sus padres les dicen que los coloquen debajo de sus almohadas cuando vayan a dormir para que en la noche se los lleve el Hada de los dientes o el Ratón Pérez, quienes les dejarán algo a cambio del diente.

La leyenda es diferente dependiendo el país. Para los niños españoles e hispanoamericanos quien recoge los dientes es el Ratón Pérez o Ratón de los dientes, mientras que para los niños norteamericanos y de los países germanos la encargada de llevárselos es el Hada de los dientes.

En México, Perú y Chile le llaman el Ratón de los dientes. Mientras, en Argentina, Venezuela, Ecuador, Uruguay y Colombia es el Ratón Pérez.

Para los niños de Francia es el “Ratoncito” (la petite souris), en Italia se le conoce como “Topolino”, “Topino” (Ratoncito) o “Fatina” (Hadita) y en los países germanos es el “Hada de los dientes” (Tooth Fairy). En alemán se dice “Zahnfee” (Zahn = diente, Fee = hada).

El origen de esta leyenda del Ratón Pérez no está claro, algunos dicen que proviene de un cuento francés. La página Wikipedia explica que se originó del cuento francés del siglo XVIII de la baronesa d’Aulnoy: La Bonne Petite Souris (El Buen Ratoncito), el cual trata de un hada que se transforma en un ratón para ayudar a derrotar a un malvado rey, ocultándose bajo la almohada del mismo, tras lo cual se le caen todos los dientes.

Para otros la leyenda nació de un cuento que escribió un sacerdote jesuita en 1894 al futuro rey Alfonso XIII cuando este tenía 8 años y se le cayó un diente.

También cuentan que el Ratón Pérez era un pequeño ratón que vivía en un edificio de la ciudad que se convirtió en una especie de dentista al espiar a un odontólogo que tenía su consulta en el edificio y poner en práctica con su familia lo que veía, así le limpió los dientes a su mamá y le curó un dolor de muelas a su hermana.

El ratoncito comenzó a hacerse famoso y lo empezaron a visitar ratones de otros lados para que los curara, y un día llegaron ratones ancianos que no tenían dientes para comer, entonces recordó que el dentista colocaba a los humanos ancianos unos dientes, pero estos eran muy grandes para los ratones.

Fue entonces cuando vio llegar a la clínica a un niño que visitó al dentista para que este le quitara un diente de leche. El doctor tras quitárselo se lo dio al niño de recuerdo, y al ratón este diente le pareció perfecto para los ratoncitos ancianos.

Así el ratón siguió al niño a su casa, quien se quedó dormido admirando su diente y lo metió bajo la almohada. Al ratoncito se le ocurrió comprarle el diente al niño y le dejó un obsequio a cambio del diente.

A la mañana siguiente el niño le contó lo sucedido a todos en su colegio y así nació la historia del ratón Pérez.

 

Fuentes

https://es.wikipedia.org/wiki/Ratoncito_P%C3%A9rez

http://cronicasgermanicas.com/2013/03/27/el-ratoncito-perez-y-el-hada-de-los-dientes/

http://www.guiainfantil.com/servicios/Cuentos/RatoncitoPerez.htm

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here