Viviendo con el fantasma de la litiasis

0
911
pixabay.com

En ocasiones, tenemos alguna molestia en la parte baja de la espalda que nos impide realizar, eficazmente, nuestras actividades cotidianas. Este dolor puede ser confundido con lumbago, pero su intensidad es mayor, imposibilitándonos en todo sentido. Ante este escenario, es muy probable, que nos encontremos en presencia de un cuadro de litiasis renal, o lo que comúnmente se conoce como cálculos en los riñones. Adicionalmente, podemos tener otros síntomas como cambio en el color de la orina, escalofríos y fiebre que confirmarán el diagnóstico.

Un cálculo es una masa sólida que se puede alojar tanto en el riñón como en el uréter, y a su paso por el sistema excretor deja una estela de dolor, muchas veces a grados insoportables. Por supuesto, existen diferentes tipos de cálculos, algunos pueden formarse cuando la orina contiene sustancias que propician la aparición de cristales que se convierten en pequeñas rocas a los largo de semanas o de meses.

Los formados de calcio son los más comunes, ocurren con mayor frecuencia en el sexo masculino. El oxalato que está presente en ciertos alimentos como las espinacas y en ciertos suplementos como la vitamina C puede propiciar su aparición. También se pueden formar a partir de otras combinaciones como fosfato y carbonato.

Para prevenir su aparición es fundamental que tomes suficiente agua, aproximadamente 2 litros al día y aumentar el consumo de zumos e infusiones durante la jornada. El médico puede recomendar la administración de diuréticos en el caso que determine que hay una presencia incipiente de litiasis.

Cambiar algunos hábitos alimenticios, bajar el consumo de carnes rojas, cacao, café, cola, espinacas, frutos secos, remolachas y trigo, para evitar que suban los niveles de oxalato que es el responsable más común de este padecimiento.

 
50% completado
¿Dónde Quieres Recibir la Guía?
Tu email jamás será compartido con nadie

Cabe destacar, que casi el 95 % de los cálculos situados en el uréter se expulsan espontáneamente, No obstante el otro 5 % requiere actuación terapéutica. En función de la frecuencia del cólico, la tolerancia al dolor y la repercusión sobre la vía urinaria, el especialista determinará el tratamiento a seguir.

La litotricia extracorpórea por ondas de choque, es un tratamiento poco agresivo que da resultado eficaz en cálculos pequeños y moderados, también con menos frecuencia se utiliza la extracción endoscópica mediante uretescopia que se realiza a través de los propios conductos urinarios.

Estudios recientes indican que el 60% de los pacientes que han tenido esta afección, la repetirán antes de 10 años; y el 35% lo sufrirá antes de los 5 años. Por este motivo, la prevención es indispensable para minimizar las posibilidades de volver a padecer esta patología

Fuente: Medlineplus.

www.dmedicina.com

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here